HAT-TRICK

 

En 1858 el jugador de cricket inglés H. H. Stephensons fue protagonista de toda una hazaña al marcar tres tantos consecutivos en un mismo partido. La costumbre de la época era que cuando un jugador realizaba un gran partido o era el autor de una acción diferente durante el juego, debía organizar una colecta.

 

Lo curioso es que Stephensons, con el dinero recaudado, compró un sombrero (hat en inglés). Ahí empezó la costumbre de regalar un sombrero al jugador que hiciera tres goles en un mismo partido. Es decir, que anotara un hat-trick. 

 

Aquel sombrero no era uno cualquiera, era un sombrero de copa muy parecido al que usan los magos en sus trucos y del que sacan palomas o conejos. Una chistera mágica en clara alusión a la gran ilusión, a lo inaudito, a lo extraordinario que consigue un futbolista cuando marca tres goles en un solo partido.

 

Hat-trick es la prueba inequívoca de que la magia existe.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial